En el siglo XIX, Louis Pasteur estudió las propiedades del ajo y descubrió que puede llegar a matar a las bacterias dentro del cuerpo humano, es decir, actúa como antibiótico.

Continue